Páginas vistas en total

domingo, 24 de febrero de 2019

MEDITANDO CON SAN ALFONSO: LOS MALOS HÁBITOS.




   Una de las mayores desventuras que nos acarreó la culpa de Adán es nuestra propensión al pecado. «Veo otra ley en mis miembros –se lamentaba el Apóstol– que me lleva cautivo a la ley del pecado» (Rom. 7, 23). De aquí viene que, a nosotros, infectos de tal concupiscencia y rodeados de tantos enemigos que nos mueven al mal, sea difícil llegar sin culpa a la gloria.

   Reconocida esta nuestra fragilidad, pregunto yo ahora: ¿Qué diríais de un viajero que, debiendo atravesar el mar durante una tempestad espantosa y en un barco medio deshecho, quisiera cargarle con tal peso, que, aun sin tempestades y aunque la nave fuese fortísima, bastaría para sumergirla?… Pues pensad eso mismo del hombre de malos hábitos y costumbres, que ha de cruzar el mar tempestuoso de esta vida, en que tantos se pierden, y ha de usar de frágil y ruinosa nave, como es nuestro cuerpo, a que el alma va unida. ¿Qué ha de suceder si la cargamos todavía con el peso irresistible de los pecados habituales?

 Difícil es que tales pecadores se salven, porque los malos hábitos ciegan el espíritu, endurecen el corazón y ocasionan probablemente la obstinación completa en la hora de la muerte.


1º Los malos hábitos ciegan la inteligencia.


   Primeramente, el mal hábito nos ciega. ¿Por qué los Santos pidieron siempre a Dios que los iluminara, y temían convertirse en los más abominables pecadores del mundo? Porque sabían que, si perdían la divina luz, podrían cometer horrendas culpas. ¿Y cómo tantos cristianos viven obstinadamente en pecado, hasta que sin remedio se condenan? Porque el pecado los ciega, y por eso se pierden (Sab. 2, 21). Cada culpa lleva consigo ceguedad, y acrecentándose los pecados, se aumenta la ceguera del pecador. Dios es nuestra luz, y cuanto más se aleja el alma de Dios, tanto más ciega queda.

   Así como en un vaso lleno de tierra no puede entrar la luz del sol, así no puede penetrar la luz divina en un corazón lleno de vicios. Por eso vemos con frecuencia que ciertos pecadores andan de pecado en pecado, y no piensan siquiera en corregirse. Caídos esos infelices en oscura fosa, sólo saben cometer pecados y hablar de pecados; no piensan más que en pecar, y apenas conocen cuán grave mal es el pecado. «La misma costumbre de pecar –dice San Agustín– no deja ver al pecador el mal que hace». De suerte que viven como si no creyesen que existe Dios, la gloria, el infierno y la eternidad.

   Y acaece que aquel pecado que al principio causaba horror, por efecto del mal hábito no horroriza luego. «Ponlos como rueda y como paja delante del viento» (Sal. 82, 14). Ved con qué facilidad se mueve una paja por cualquier suave brisa; así también veremos a muchos que antes de caer resistían y combatían contra las tentaciones; más luego, contraído el mal hábito, caen al instante en cualquier tentación, en toda ocasión de pecar que se les ofrece. ¿Y por qué? Porque el mal hábito los privó de la luz.

   Dice San Anselmo que el demonio procede con ciertos pecadores como el que tiene un pajarillo aprisionado con una cinta; lo deja volar, pero cuando quiere lo derriba otra vez en tierra. Tales son los que el mal hábito domina. «Y algunos –añade San Bernardino de Sena– pecan sin que la ocasión les solicite», siendo semejantes a los molinos de viento, que cualquier aire los hace girar, y siguen dando vueltas, aunque no haya grano que moler, y aun a veces cuando el molinero no quisiera que se moviesen. «Estos pecadores –observa San Juan Crisóstomo– van forjando malos pensamientos sin ocasión, sin placer, casi contra su voluntad, tiranizados por la fuerza de la mala costumbre». Porque, como dice San Agustín, «el mal hábito se convierte luego en necesidad»; y «la costumbre –según nota San Bernardo– se transforma en naturaleza».

   «El impío, después de llegar a lo profundo de los pecados, no hace caso» (Prov. 18, 3). San Juan Crisóstomo explica estas palabras refiriéndolas al pecador obstinado en los malos hábitos, que, hundido en aquella sima tenebrosa, desprecia la corrección, los sermones, las censuras, el infierno y hasta a Dios: lo menosprecia todo, y se hace semejante al buitre voraz, que por no dejar el cadáver en que se ceba, prefiere que los cazadores le maten.

   Refiere el Padre Recúpito que un condenado a muerte, yendo hacia la horca, alzó los ojos y, mirando a una joven, consintió en un mal pensamiento. Y el Padre Gisolfo cuenta que un blasfemo, también condenado a muerte, profirió una blasfemia en el mismo instante en que el verdugo lo arrojaba de la escalera para ahorcarle.

   Con razón, pues, nos dice San Bernardo, que «de nada suele servir el rogar por los pecadores de costumbre, sino que más bien es menester compadecerlos como a condenados». ¿Querrán salir del precipicio en que están, si no le miran ni le ven? Se necesitaría un milagro de la gracia. Abrirán los ojos en el infierno, cuando el conocimiento de su desdicha sólo haya de servirles para llorar más amargamente su locura.



2º Los malos hábitos endurecen el corazón.


   Además, los malos hábitos endurecen el corazón, permitiéndolo Dios justamente como castigo de la resistencia que se opone a sus llamamientos. Dice el Apóstol que el Señor «tiene misericordia de quien quiere, y al que quiere, endurece» (Rom. 9, 18). San Agustín explica este texto, diciendo que Dios no endurece de modo inmediato el corazón del que peca habitualmente, sino que le priva de la gracia como pena de la ingratitud y obstinación con que rechazó la que antes le había concedido; y en tal estado el corazón del pecador se endurece como si fuera de piedra. «Su corazón se endurecerá como piedra, y se apretará como yunque de martillador» (Job 41, 15). 

   De este modo sucede que mientras unos se enternecen y lloran al oír predicar el rigor del juicio divino, las penas de los condenados o la Pasión de Cristo, los pecadores de ese linaje ni siquiera se conmueven. Hablan y oyen hablar de ello con indiferencia, como si se tratara de cosas que no les importan ni conciernen; y con este golpear de la mala costumbre, la conciencia se endurece cada vez más.

   Así que ni las muertes repentinas, ni los terremotos, truenos y rayos, lograrán atemorizarlos y hacerles volver en sí, antes bien, les conciliarán el sueño de la muerte, en que perdidos reposan. El mal hábito destruye poco a poco los remordimientos de conciencia, de tal modo que, a los que habitualmente pecan, los más enormes pecados les parecen nada. «Pierden pecando –dice San Jerónimo– hasta ese cierto rubor que el pecado lleva naturalmente consigo».

   San Pedro los compara al cerdo que se revuelca en el fango (II Ped. 2, 22); pues así como este inmundo animal no percibe el hedor del cieno en que se revuelve, así aquellos pecadores son los únicos que no conocen la hediondez de sus culpas, que todos los demás hombres perciben y aborrecen. Y puesto que el fango les quitó hasta la facultad de ver, «¿qué maravilla es –dice San Bernardino– que no vuelvan en sí, ni aun cuando los azota la mano de Dios?». De ahí viene que, en vez de entristecerse por sus pecados, se regocijan, se ríen y alardean de ellos (Prov. 2 14).

   «¿Qué significan estas señales de tan diabólica dureza? –pregunta Santo Tomás de Villanueva–. Señales son todas de eterna condenación». Teme, pues, hermano mío, que no te acaezca lo mismo. Si tienes alguna mala costumbre, procura librarte de ella ahora que Dios te llama. Y mientras te remuerda la conciencia, alégrate, porque es indicio de que Dios no te ha abandonado todavía. Pero enmiéndate y sal presto de ese estado, porque si no lo haces, la llaga se gangrenará y te verás perdido.




3º Los malos hábitos conducen a la impenitencia final.


   Perdida la luz que nos guía, y endurecido el corazón, ¿qué mucho que el pecador tenga mal fin y muera obstinado en sus culpas? (Ecl. 3, 27). Los justos andan por el camino recto (Is. 26 7), y, al contrario, los que pecan habitualmente caminan siempre por extraviados senderos. Si se apartan del pecado por un poco de tiempo, vuelven presto a recaer; por lo cual San Bernardo les anuncia la condenación.

   Tal vez alguno de ellos quiera enmendarse antes que le llegue la muerte. Pero en eso se cifra precisamente la dificultad: en que el habituado al pecado se enmiende aun cuando llegue a la vejez. «El mozo, según tomó su camino –dice el Espíritu Santo–, aun cuando se envejeciere, no se apartará de él» (Prov. 22, 6). Y la razón de esto –dice Santo Tomás de Villanueva– consiste en que «nuestras fuerzas son harto débiles, y por tanto el alma, privada de la gracia, no puede permanecer sin cometer nuevos pecados».

   Y, además, ¿no sería enorme locura arriesgar y perder voluntariamente cuanto poseemos, esperando desquitarnos en la última partida? No es menor necedad la de quien vive en pecado y espera que en el postrer instante de la vida lo remediará todo. «¿Puede el etíope mudar el color de su piel, o el leopardo sus manchas?» (Jer. 13, 23). Pues tampoco podrá llevar vida virtuosa el que tiene perversos e inveterados hábitos, sino que al fin se entregará a la desesperación y acabará desastrosamente sus días (Prov. 28, 14).

   Comentando San Gregorio el texto de Job (16, 15): «Me laceró con herida sobre herida; se arrojó sobre mí como gigante», dice: «Si alguno se ve asaltado por enemigos, aunque reciba una herida, puede quedarle aptitud para defenderse; pero si otra y más veces le hieren, va perdiendo las fuerzas, hasta que, finalmente, queda muerto». Así obra el pecado. En la primera y segunda vez deja alguna fuerza al pecador (siempre por medio de la gracia que le asiste); pero si continúa pecando, el pecado se conviene en gigante, mientras que el pecador, al contrario, cada vez más débil y con tantas heridas, no puede evitar la muerte.
   Compara Jeremías el pecado con una gran piedra que oprime al alma (Lam. 33, 53); y San Bernardo añade: «Tan difícil es que se convierta quien tiene hábito de pecar, como difícil es al hombre sepultado bajo rocas ingentes y falto de fuerzas para moverlas, el verse libre del peso que le abruma». 

   ¿Estoy, pues, condenado y sin esperanza? …, preguntará tal vez alguno de estos infelices pecadores. No, todavía no, si de veras quieres enmendarte. Pero males gravísimos requieren heroicos remedios. Cuando un enfermo se halla en peligro de muerte y no quiere tomar medicamentos, porque ignora la gravedad del mal, el médico le dice que, si no usa el remedio que se le ordena, morirá irremediablemente. ¿Qué replicará el enfermo? «Dispuesto me hallo a obedecer en todo… ¡Se trata de la vida!». Pues lo mismo, hermano mío, has de hacer tú. Si incurres habitualmente en cualquier pecado, «enfermo estás, y de aquel mal que –como dice Santo Tomás de Villanueva– rara vez se cura». En gran peligro te encuentras de condenarte. Sin embargo, si quieres sanar, he aquí el remedio: no esperes un milagro de la gracia, sino esfuérzate resueltamente en dejar las ocasiones peligrosas, huir de las malas compañías y resistir a las tentaciones, encomendándote a Dios. 



   Acude a esos medios: la confesión frecuente, la lectura espiritual diaria y la devoción a la Virgen Santísima, rogándole continuamente que te alcance fuerzas para no recaer. Es necesario que te domines y hagas violencia. De lo contrario, te alcanzará la amenaza del Señor: «Moriréis en vuestro pecado» (Jn. 8,  21). Y si no pones remedio ahora, cuando Dios te ilumina, difícilmente podrás remediarlo más tarde. Escucha al Señor, que te dice como a Lázaro: «Sal afuera» (Jn. 11, 43). ¡Pobre pecador ya muerto! Sal del sepulcro de tu mala vida. Responde presto y entrégate a Dios, y teme que no sea éste su último llamamiento.


Seminario Internacional Nuestra Señora Corredentora
Moreno, Pcia. de Buenos Aires.


miércoles, 6 de febrero de 2019

LOS SACRAMENTOS Y LA VIDA INTERIOR: LA PENITENCIA O CONFESIÓN.




   Después del Sacramento de la Eucaristía, no hay Sacramento del que todo cristiano deba servirse tan frecuentemente y sacar tanto fruto como de la Confesión o Penitencia. Este Sacramento no sólo se ordena a la absolución de las faltas cometidas, sino también contiene en sí mismo una eficacia extraordinaria en orden al aumento y desarrollo de la vida cristiana.

   A fin de exponer convenientemente cuanto se refiere a este Sacramento, débanse señalar los dos aspectos de la penitencia, a saber:

• uno, como virtud, o penitencia interior;

• y otro, como Sacramento, o penitencia exterior.



1º La penitencia como virtud.


 La penitencia como virtud, o penitencia interior, es la disposición del alma por la que nos convertimos de veras a Dios, detestamos y aborrecemos los pecados cometidos, y nos proponemos cambiar nuestra mala vida y las costumbres depravadas, con la esperanza de obtener el perdón de la divina misericordia.

  Esta virtud le es absolutamente necesaria para salvarse al hombre caído en pecado grave, como claramente lo enseñan las divinas Escrituras: «Haced penitencia, porque está cerca el Reino de Dios» (Mt. 3, 2); «si no hacéis penitencia, todos pereceréis igualmente» (Lc. 13, 5); «no vine a llamar a los justos, sino a los pecadores a la penitencia» (Lc. 5, 32); «si el impío hiciese penitencia de todos los pecados que ha cometido, y observase todos mis preceptos, y obrase según derecho y justicia, tendrá vida verdadera» (Ez. 18, 21).




2º La Penitencia como Sacramento.


   Nuestro divino Salvador, para facilitarnos y asegurarnos el perdón de nuestros pecados, dispuso que los actos de la virtud de penitencia constituyeran la materia del Sacramento de la Penitencia.  La Penitencia como Sacramento, o penitencia exterior, es la que tiene ciertas señales externas y sensibles que manifiestan la penitencia interior del alma:

el pecador arrepentido muestra, por sus palabras y actos, haber separado su corazón del pecado cometido;

y el sacerdote manifiesta, por lo que dice y hace, la misericordia de Dios, que perdona los pecados.


   Dios quiso elevar esta penitencia exterior a la dignidad de Sacramento por dos razones principales:

   para dar a todo pecador bien arrepentido, por medio de un signo eficaz que produce su efecto infaliblemente, la certeza de la remisión de los pecados alcanzada por la penitencia interior, si ha ido acompañada de la absolución del sacerdote;

   y para que, por medio de un signo sensible, se confiese públicamente que el beneficio de nuestra reconciliación con Dios sólo se alcanza en virtud de los méritos de la Pasión de nuestro Salvador. 

   Este Sacramento se distingue de los demás por la materia: mientras que en éstos es un elemento natural, en la Penitencia son los actos mismos del penitente, a saber: la contrición, la confesión y la satisfacción.




3º Los actos del penitente.


    1º La contrición es un dolor del alma y detestación del pecado cometido, con propósito de no pecar en adelante.

   Esta contrición fue en todo tiempo necesaria para alcanzar el perdón de los pecados; y, en el hombre caído después del Bautismo, sólo prepara para la remisión de los pecados si va unida a la confianza en la divina misericordia y al deseo de recibir el sacramento. 



   2º La confesión es la acusación de los pecados hecha con el fin de conseguir el perdón de ellos en virtud del poder de las Llaves. Llamase acusación, porque hay que decir los pecados con verdadero espíritu de recriminación, y no como una narración de lo pasado, ni gozándose del mal hecho.

   Esta confesión debe ser:

   íntegra: manifestando al sacerdote todos los pecados mortales, con su número y sus circunstancias agravantes;

   sencilla: sin artificios ni excusas, presentándose al sacerdote tal como uno se ve y se conoce a sí mismo;

   clara: exponiendo lo cierto como cierto y lo dudoso como dudoso;

   discreta: confesando los pecados con modestia y pocas palabras;

   dolorosa: acusándose de los pecados con dolor y compunción. 



   3º La satisfacción es la compensación que el hombre ofrece a Dios por los pecados cometidos, según la disposición del sacerdote, unida a la firme resolución de reparar el pecado cometido en cuanto sea posible.

   Esta satisfacción es necesaria y conveniente para ser absueltos, no sólo de la culpa, sino también de la pena temporal debida por nuestros pecados:

   • ante todo, porque retrae al penitente del pecado, haciéndolo más cauto y vigilante;

   • luego, porque enmienda las reliquias de los pecados y quita, con los actos contrarios de las virtudes, los malos hábitos contraídos por el mal vivir;

   • además, porque nos hace más conformes a Cristo Jesús, que satisfizo por nuestros pecados, haciéndonos compartir su satisfacción;

   • finalmente, porque aparta el castigo inminente del Señor mediante la penitencia y dolor a que nos excita.



4º Efectos del Sacramento de la Penitencia.


  Los efectos del Sacramento de la Penitencia en el alma pueden reducirse a uno solo: la sanación reparadora de los pecados personales cometidos después del Bautismo. Pero este efecto global tiene varios aspectos parciales, negativos unos, y positivos los otros. 

   1º Los efectos negativos de la Penitencia pueden reducirse a tres:

   remite los pecados mortales con la pena eterna debida por ellos;

   perdona los pecados veniales;

    remite siempre, total o parcialmente, la pena temporal debida por los pecados ya perdonados, según las disposiciones más o menos perfectas del penitente, pudiendo a veces ser tan grande su buena disposición que, en virtud de la contrición, desaparezca toda la pena.


   De donde se sigue que la Penitencia tiene la virtud de reparar nuestra vida perdida para la santidad. Es innegable que nuestras infidelidades nos han impedido ser los santos que debiéramos ser para gloria de Jesús y de su Padre. Con todo, Nuestro Señor Jesucristo ha querido dejarnos en el sacramento de la Penitencia una posibilidad de reparar esa falta de santidad y de celo. En efecto, la Penitencia tiene el fin especial y la virtud propia de dirigir la efusión de las gracias de Nuestro Señor hacia la remisión del mal del pecado, y en este mal se debe incluir la propia santidad perdida en esta vida, y la disminución en el cielo de la gloria debida a Jesús y a su Padre. Para conseguir este precioso fruto, el alma debe estar animada, no sólo por un vivo dolor y detestación de sus pecados, sino por un deseo intenso de ver reparada la pérdida de la propia santidad y de la gloria que Dios podía esperar de ella, y una firme confianza de que Jesús puede y quiere realizar esta reparación. 

Tres son también los principales efectos positivos de este Sacramento:

    infunde la gracia santificante, ya bajo forma de gracia primera, o infusión de la gracia en quien no la poseía, ya bajo forma de gracia segunda, o aumento de gracia santificante en quien ya la poseía;

   hace revivir todos los méritos mortificados, esto es, los que el hombre adquirió por sus buenas obras hechas en estado de gracia, y luego perdió al cometer un pecado mortal;

   y concede especiales auxilios para no recaer en el pecado y en orden a la santificación (así, aumenta las fuerzas del alma para vencer las tentaciones y cumplir los mandamientos, llena el alma de paz y tranquilidad de conciencia, y comunica mayores luces en los caminos de Dios).





5º Disposiciones para recibir con fruto el Sacramento de la Penitencia.


    Para recibir con fruto el Sacramento de la Penitencia hay que asegurar aquellas disposiciones que confieren la máxima perfección a los actos que constituyen la materia de este sacramento, contrición, confesión y satisfacción, y que se cuentan al número de cinco: 

   1º Fe profunda en el Sacramento, creyendo firmemente:

   en la sobreabundancia de la satisfacción que Jesús ofrece a su Padre por nosotros en este sacramento, y que basta para borrar cualquier pecado;

   en la eficacia santificadora de la Sangre de Jesucristo, que se derrama copiosamente en nuestras almas para purificarlas y fortalecerlas contra la tentación y el pecado;

   en el carácter sacramental de todos nuestros actos;

   y que es Jesucristo mismo quien nos perdona por medio del confesor.


2º Examen minucioso de los pecados, tanto más diligente cuanto más numerosas sean las faltas en que cae el penitente y menos conozca su interior. Y así:

  las almas que no se confiesan regularmente, o caen en muchas faltas, han de entregarse a él con más esmero;

   mientras que a las almas que cada día hacen su examen de conciencia y se confiesan cada semana, les será más provechoso orientar la diligencia de su examen a indagar, no tanto el número de faltas, sino la causa de las mismas, a fin de aprender a combatir el pecado en sus raíces, adquirir un mayor conocimiento de sí mismas, y permitirle al confesor darles los consejos y remedios más oportunos. 




   3º Contrición lo más perfecta posible: pues cuanto más intenso sea el dolor de las faltas, y más perfecto sea el motivo que lo produzca (amor de Dios, consideración de su infinita bondad y misericordia, del amor y sufrimientos de Cristo, de la monstruosa ingratitud del pecado hacia un Padre tan bueno y un Redentor tan amante), mayor también será el grado de gracia que el alma recibirá en la absolución sacramental.

   Por ello, una práctica sumamente útil es la de pedirle a Dios la gracia de la contrición, el día mismo de la confesión, asistiendo al Santo Sacrificio de la Misa; pues el Concilio de Trento declara que «el Señor, aplacado por la oblación de este Sacrificio, concede la gracia y el don de la penitencia, y perdona por ella los crímenes y pecados, por grandes que sean»; lo cual quiere decir que Dios concede entonces, si se lo pedimos con fe, los sentimientos de arrepentimiento y buenos propósitos, de humildad y confianza, que nos llevan a la contrición y nos preparan a recibir con fruto la remisión de nuestros pecados. 

   4º Confesión humilde y dolorosa, unida a las humillaciones de Cristo. Nuestro Señor tomó sobre sí todas nuestras iniquidades (Is. 53 6), y cargado con ellas las expió en la cruz; pero quiso dejarnos a nosotros una parte de expiación. Por eso hace falta que en el tribunal de la misericordia nos sintamos cargados de nuestras faltas, ingratitudes y miserias, y que la bajeza y la falta de delicadeza de nuestros pecados e infidelidades pesen sobre nuestra conciencia. Unidos a Jesucristo en sus humillaciones a causa de nuestros pecados, seremos purificados por la inmensidad de sus expiaciones. 




   5º Voluntad firme de corregirse: después de haberse reconocido culpable, aunque sólo sea de faltas veniales, es de la mayor importancia para la vida interior guardar en el alma una voluntad eficaz y un propósito firme de no volver a consentir a esas negligencias ni a nada que pueda desagradar a Dios. Para ello:

   no basta un propósito general de no volver a pecar, sino que hay que tomar una resolución clara, concreta y enérgica, de poner por obra los medios necesarios para evitar tal o cual falta, o adelantar en una determinada virtud;

   esta resolución debe controlarse en el examen diario de conciencia;

   finalmente, hay que dar cuenta al confesor de la fidelidad y diligencia que se ha puesto en cumplirla.



Seminario Internacional Nuestra Señora Corredentora
Moreno, Pcia. de Buenos Aires.